Tarragona contrata detectives contra conductas incívicas

El Ayuntamiento de Tarragona contrata detectives contra conductas incívicas de algunos ciudadanos ya que derivan en problemas de convivencia urbana, como el depósito de basura en la vía pública. Hace un año ya persiguió a los propietarios de perros que no recogían los excrementos de sus mascotas de las calles y que se tradujo en 35 expedientes. Ahora el objetivo se centra en el incivismo asociado a la limpieza de las calles.

La concejala Begoña Floria ha insistido en que la intención del ejecutivo local no es la persecución de los ciudadanos, aunque lamenta que siguen produciéndose conductas incívicas a pesar de las campañas de concienciación ciudadana puestas en marcha.

Añade que esta iniciativa será contundente y se perfilará en una mesa técnica integrada por los servicios de limpieza y Guardia Urbana. Tarragona gasta cerca de un millón de euros al año para limpiar la suciedad que generan sus ciudadanos incívicos. El año pasado, el Ayuntamiento abrió 104 expedientes a ciudadanos y comercios reincidentes con multas de 100 euros, después de inspeccionar más de 10.000 bolsas de basura depositadas fuera de los contenedores.

Tarragona contrata detectives contra conductas incívicas.
Contenedores saturados de basura en las calles de Tarragona.

El Ayuntamiento de Tarragona contrata detectives contra conductas incívicas en la vía pública

La lucha contra el incivismo es una prioridad del Ayuntamiento de Tarragona ya que por culpa de unos pocos, se generan molestias al conjunto de la ciudadanía y afecta directamente a la imagen de la ciudad. El consistorio gasta un total de 979.889 euros al año en la limpieza de acciones incívicas en esta ciudad de Catalunya.

Las actuaciones sobre graffitis, pintadas y carteles tienen un coste de 61.571 euros al año; la limpieza de bolsas y residuos dejados fuera de los contenedores supone un gasto de 423.481 euros; la recogida de muebles, trastos y voluminosos dejados fuera de los lugares habituales cuesta 334.202 euros y la inspección de bolsas dejadas fuera de lugar para identificar a los infractores supone un gasto de 55.010 euros al año.

Además, los 42 contenedores quemados el año pasado, supusieron un coste de 92.183 euros, mientras que las 112 papeleras robadas o dañadas costaron un total de 13.440 euros. Además, hay que añadir las tareas de los basureros que retiran excrementos de perro y las actuaciones de la brigada que repara o repone el mobiliario urbano dañado.

Por todo ello, el Ayuntamiento contratará detectives privados este año 2018 para pillar in fraganti los vecinos incívicos y poder sancionarles por su fea conducta ciudadana, ya que las campañas no tienen el efecto disuasorio que esperan y la pedagogía tampoco ha funcionado para luchar contra el incivismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies